Comenzar

    ¿Debería mi negocio ofrecer un plan de jubilación?

    ¿Debería mi negocio ofrecer un plan de jubilación?

    Cuando se trata del éxito de tu negocio, tener empleados comprometidos y con talento puede tener grandes repercusiones. Una de las mejores maneras de atraer al tipo de empleados que quieres y de retenerlos es ofrecer un buen paquete de beneficios que incluya un plan de jubilación. Sin embargo, mantener felices a tus empleados no es la única razón por la que un plan de jubilación puede ser una opción comercial inteligente. También podría beneficiar a tus ganancias.

    Por qué a muchos empleados les gustan los planes de jubilación

    Muchos estadounidenses son conscientes de la importancia de ahorrar para su jubilación. Un plan patrocinado por un empleador puede facilitar el proceso de ahorro y además ofrecer beneficios fiscales: dependiendo del diseño del plan, los empleados pueden contribuir deduciendo automáticamente una cantidad de su nómina con beneficios fiscales. Muchos proveedores de planes ofrecen herramientas y calculadoras de planificación para la jubilación y pueden dar a los empleados una sensación de control sobre su planificación. Además, si tu compañía ofrece igualar la contribución, el beneficio puede ser incluso más atractivo.

    Existe otra razón menos tangible por la que un plan de jubilación puede resultar atractivo para empleados potenciales y actuales: transmite el mensaje de que la compañía se preocupa por sus empleados, los valora y quiere ayudarles a planificar su futuro.

    Potenciales ventajas financieras para tu negocio

    Un plan de jubilación que tus empleados actuales y futuros consideren un beneficio útil puede ser bueno para tu negocio. Pero, además, puede haber más beneficios. Algunos datos1 sugieren que ayudar a tus empleados a conseguir ingresos adecuados para su jubilación puede influir positivamente en la capacidad de tu empresa para competir.

    El estrés financiero (incluida la preocupación por la jubilación) puede afectar a las personas. Un empleado estresado financieramente gasta un promedio de $300 cada año en cuidados para la salud y produce unos $450 menos al año2. Además, los empleados mayores que crean que no han ahorrado lo suficiente para su jubilación podrían retrasarla. Estos empleados pueden ser increíblemente valiosos para una compañía por su experiencia y ética en el trabajo, pero el estrés financiero puede potencialmente afectarles más en su salud y productividad de lo que afectaría a empleados más jóvenes. Esto es algo que puede acabar costándole dinero a tu negocio. Si les ofreces a tus empleados una manera de ayudarles a asegurar su futuro, les estarás también ayudando a seguir siendo productivos en el trabajo y beneficiando a tu negocio.

    Otro beneficio potencial de ofrecer un plan de jubilación es la posibilidad de que tu negocio obtenga ventajas fiscales. Determinadas estructuras de planes de jubilación te permiten hacer contribuciones con impuestos diferidos que pueden reducir tus ingresos gravables actuales, o incrementar la deducción de los impuestos anuales de tu negocio. Un profesional financiero o asesor legal o fiscal con experiencia en planes de jubilación pueden darte más información.

    Elegir el tipo de plan adecuado

    Existen diversas opciones de planes de jubilación. Los dos tipos más comunes son los planes 401(k), utilizados normalmente para negocios con fines de lucro, y los 403(b), para empleados de determinadas organizaciones exentas del pago de impuestos (es decir, sin fines de lucro). Además, existen opciones de planes adicionales para otras entidades y patrocinadores de planes, así como para empleados con sueldos muy altos.

    La mejor manera de determinar el tipo de plan adecuado para tu negocio es hablar con un profesional financiero o consejero legal o fiscal con experiencia en planes de jubilación, que te podrá mostrar las opciones y ayudarte a elegir. Antes de hablar con esta persona, asegúrate de tener preparada toda la información relevante sobre tu organización (cuántos empleados tienes, beneficios anuales, prácticas de contratación de empleados, etc.). También merece la pena que te detengas un momento a considerar las siguientes preguntas:

    • ¿Quieres contribuir a los planes de tus empleados? Ofrecer una contribución de empleador o una igualación puede ser algo atractivo por razones evidentes. Es posible que también haya beneficios fiscales para tu negocio.
    • ¿Quieres darles un plan a todos tus empleados o solo a los empleados clave? Indiscutiblemente, los empleados clave son los más importantes para tu negocio, y un buen paquete de beneficios puede asegurarte su lealtad. En determinadas circunstancias, las leyes federales permiten a los empleadores incluir en un plan de jubilación a determinados grupos de empleados y excluir a otros. Incluso aunque creas que puedes ofrecer un plan a todo el personal, podrías considerar ofrecer uno a tus empleados clave, teniendo en cuenta cualquier requerimiento legal en vigor.
    • ¿Hay otros beneficios que te gustaría ofrecer? Normalmente, un plan de jubilación forma parte de un paquete de beneficios completo que podría incluir un seguro de ingresos por discapacidad, un seguro de jubilación por discapacidad o un seguro de cuidados a largo plazo. Considerar las opciones de beneficios como un todo puede ayudarte a asignar adecuadamente tus recursos.

    Un beneficio con beneficios

    Tanto si quieres ofrecer un plan de jubilación para ayudar a atraer empleados y retenerlos, como si quieres disfrutar de los beneficios financieros para tu negocio, o simplemente crees que es lo mejor para tus empleados, es importante que elijas el plan apropiado para tu empresa.

    1 Noveno estudio anual Study of Employee Benefits Trends de MetLife (en inglés).

    2 Noveno estudio anual Study of Employee Benefits Trends de MetLife (en inglés).

    Close