Términos sobre anualidades que debes conocer

    Términos sobre anualidades que debes conocer

    Por Chris Coburn

    Si no sabes mucho de anualidades, es posible que te encuentres algunos términos financieros que no conozcas. Provechando el Mes de la Educación Financiera, pensamos que sería útil y oportuno explicar algunos de los más comunes en el entorno de anualidades.

    Primero, empezaremos con un resumen de los tipos de anualidades que existen.

    Anualidad fija

    La anualidad fija (en inglés), la forma más simple de las anualidades, garantiza un flujo constante de pagos fijos durante cierto tiempo y/o el curso de la vida de una persona. Antes de esta fase de ingreso, la compañía de seguros acredita los intereses que nunca serán menos que la tasa garantizada por la anualidad.

    Anualidad indexada

    Una anualidad indexada vincula su potencial de rentabilidad a un índice de mercado específico, como el del Índice Standard & Poor 500. El desempeño del índice a lo largo de un marco de tiempo específico determinará el interés que se acredite a la anualidad.

    Al garantizar que el interés acreditado nunca será menor a cero, la compañía de seguros asume el riesgo cuando hay un desempeño negativo del índice. Por lo general, la tasa acreditada está limitada para ayudar a la compañía a compensar ese riesgo. De esa manera, la anualidad indexada ofrece la posibilidad de ganar más que con una anualidad fija tradicional, al mismo tiempo que ofrece cierta protección contra pérdidas.

    Anualidad variable

    Las anualidades variables ofrecen una selección de fondos cuyo desempeño depende de varios mercados de inversión.

    Las anualidades variables ofrecen mayor potencial de crecimiento que las anualidades fijas o indexadas; sin embargo, es posible obtener rendimientos negativos. Muchas anualidades variables ofrecen “cláusulas”, que son características que se pueden añadir para proporcionar beneficios adicionales (a un costo adicional). Algunas ofrecen un mejor beneficio por muerte, una acumulación de una cantidad garantizada o una cantidad garantizada de retiro, independientemente de lo que suceda en los mercados. Sin embargo, las cláusulas por lo general tienen requisitos y restricciones, por lo que es importante entenderlas antes de agregarlas a una anualidad.

    Anualidad de renta vitalicia

    En todos los ejemplos anteriores existe una fase de acumulación durante la cual los fondos crecen y mantienen su liquidez, hasta que se convierten en un flujo constante de ingresos o se retiran. Las anualidades de renta vitalicia proporcionan un flujo constante de ingresos de inmediato o en una fecha futura específica. Este flujo no depende del crecimiento de los fondos durante la fase de acumulación.

    Veamos ahora algunos de los términos que se aplican a los diferentes tipos de anualidades...

    Diferida o inmediata

    Tal vez hayas escuchado que se referirse a las anualidades como inmediatas o diferidas. ¿Cuál es la diferencia?

    Diferida: la fase de acumulación de una anualidad diferida va desde la fecha en que se emite el contrato hasta la fecha en la que empiezas a recibir el pago de ingresos. Durante esta fase, tus fondos aumentan dependiendo del tipo de anualidad.

    Inmediata: en una anualidad inmediata, el pago de compra se convierte inmediatamente en un flujo constante de pagos de la anualidad. No tiene una fase de acumulación.

    Prima única o flexible

    Prima única: una anualidad de prima única solamente permite un pago de compra.

    Prima flexible: una prima flexible te permite agregar fondos a la póliza después de la fecha de inicio del contrato. Puedes seguir agregando fondos siempre que no hayan comenzado los pagos.

    En algunos casos, una anualidad puede tener una prima flexible modificada en virtud de la cual se pueden hacer pagos múltiples, pero solamente por un plazo determinado de tiempo después de la fecha de inicio del contrato.

    Close