Comenzar

    Posibles obstáculos para la jubilación

    Posibles obstáculos para la jubilación

    Posibles obstáculos en el camino a la jubilación y cómo estar preparado para afrontarlos.

    Ya sea que hayas trabajado duro durante 30 años o recién hayas empezado a trabajar hace tres meses, siempre es prudente tener un plan para la jubilación. Después de todo, en algún momento cerrarás el capítulo de tu carrera profesional para comenzar una nueva aventura. Pero lo que coseches en el futuro dependerá de lo que siembres hoy (y de cómo manejes los contratiempos en el camino). Así que, a la vez que estás enfocado en el bien merecido premio de la jubilación, mantente alerta ante las posibles dificultades. Estos son algunos posibles obstáculos para los que tienes que estar preparado.

    1. Ahorros con poca visión de futuro

    Aquí es donde entra en juego una planificación adecuada. Los ahorros generalmente necesitan tiempo para crecer, así que tal vez quieras empezar a ahorrar e invertir temprano, para beneficiarte de los intereses compuestos y ganancias a largo plazo si los mercados de los EE. UU. continúan su tendencia histórica a la alza1. Además, considera también múltiples vías de ahorro, como:

    • 401(k)
      Los planes 401(k) patrocinados por el empleador son a menudo una buena manera para invertir en tu futuro. Muchos de estos planes ofrecen igualar tu contribución. Por lo general, los planes 401(k) te permiten hacer contribuciones de tu cheque antes de impuestos, o sea que se pueden aplazar mientras dejas crecer los ahorros para tu jubilación.
    • Cuenta Individual de Jubilación (IRA)
      Tu empleador puede ofrecer esta opción o tú puedes abrir tu propia cuenta IRA. Según las reglas actuales y bajo ciertas condiciones, las contribuciones que hagas a tu cuenta IRA son deducibles de impuestos durante el año en que sean hechas, mientras que los retiros que hagas durante la jubilación generalmente se gravan como ingreso ordinario.
    • Ahorros personales
      Muchos bancos ofrecen retiros automáticos del depósito directo de un cheque a una cuenta de ahorros. Aunque estos bancos pagan bajos intereses (o ninguno) a tu cuenta y por lo tanto ofrecen un potencial de crecimiento limitado, esta opción puede ser una manera fácil y conservadora de ir reservando dinero de forma constante.

    Así que, ¿cuánto dinero necesitas ahorrar para tu retiro? La respuesta es diferente para cada persona. La tolerancia al riesgo varía mucho de una persona a otra a la hora de determinar cómo y cuánto ahorrar. Utiliza una calculadora de jubilación para ayudarte a calcular tus futuras necesidades financieras y después habla con un profesional financiero para desarrollar una estrategia de ahorros hecha a tu medida y que se ajuste a tus circunstancias particulares.

    2. Interrupciones en la carrera profesional

    En la economía de hoy en día, nunca puedes estar seguro de tu estabilidad laboral o de tu capacidad para encontrar rápidamente un nuevo trabajo si te despidieran del que tienes. Por eso, muchas personas creen que es imprescindible mantener un fondo de emergencias para cubrir los gastos de 6 a 12 meses, como alquiler, hipoteca y gastos de comida. Si sacas dinero de tu cuenta de ahorros para la jubilación, podrías incurrir en penalizaciones fiscales por la cantidad sacada (dependiendo de tus circunstancias), además de disminuir el valor de la cuenta con el tiempo.

    3. Enfermedades o lesiones imprevistas

    Según la Administración del Seguro Social, aproximadamente uno de cada cuatro jóvenes de 20 años de edad que está trabajando hoy en día, tendrá alguna discapacidad antes de jubilarse2. Es una cifra alarmante y con consecuencias graves. Si te enfermas o te lesionas y tienes que acogerte a la discapacidad a largo plazo (generalmente después de seis meses de una discapacidad a corto plazo), tu empleador podría tener derecho a eliminar tu puesto y, con ello, tu capacidad para continuar contribuyendo a tu 401(k). Esto podría potencialmente tener consecuencias considerables en tus ahorros para la jubilación. 

    Muchas personas que están muy enfermas o tienen lesiones que les impiden trabajar se ven obligadas a recurrir a sus ahorros para la jubilación para cubrir sus gastos diarios. Un seguro de ingresos por discapacidad no sólo te ayuda a reemplazar una parte de tu sueldo si estás discapacitado (siempre que se cumplan ciertas condiciones), sino que también se puede diseñar para ayudarte a continuar ahorrando para la jubilación.

    4. Deudas

    Desde tarjetas de crédito hasta préstamos para la casa o cubrir los gastos de la educación universitaria de tus hijos, las deudas tienen la capacidad de descarrilar tus planes para la jubilación. Las deudas, cuando no se manejan adecuadamente, pueden llevar a un bajo puntaje de crédito, a agotar tus ahorros para la jubilación o incluso la bancarrota. La deuda mal administrada también puede hacer que el logro de la base de planificación de tu jubilación y la acumulación de activos sea más difícil y potencialmente más caro. La clave es pagar la deuda y equilibrarla adecuadamente con tus otras prioridades financieras.

    5. Acontecimientos de la vida

    Puedes empezar temprano a ahorrar para la jubilación y hacerlo con frecuencia, pero podría suceder algo que pusiera esos ahorros en peligro. Tal vez no consigas la beca para que tu hija vaya a la universidad o quizás tu padre de edad avanzada necesite de repente cuidados de tiempo completo. O bien, el valor de tu casa de pronto puede caer, justo cuando la quieres vender. En esos momentos puedes resignarte y pensar: “¡Así es la vida!” (y realmente así es), o estar agradecido de que te preparaste para ese contratiempo.

    Considera planificar para los acontecimientos inesperados con un seguro de vida completa que crea valor en efectivo a medida que pasa el tiempo. Por supuesto, una de las partes más importantes del seguro de vida es el beneficio por muerte que protege a tus seres queridos si tú falleces. Pero en lugar de recurrir a tus ahorros para la jubilación para pagar gastos imprevistos, tal vez puedas acceder al valor en efectivo3 de tu póliza de seguro de vida completa para cubrir algunos de esos gastos. O, más adelante en la vida, podrías usar el valor en efectivo para cubrir el déficit de ingresos durante tu jubilación.

    Para prepararte tú mismo y a tu familia adecuadamente, habla con un abogado o con un profesional financiero sobre cómo hacer un testamento en vida y un poder notarial.

    Tomar los pasos necesarios con tiempo suficiente para prepararte para los obstáculos potenciales y reales te puede ayudar a que disfrutes de la próxima aventura de tu vida: la jubilación.

    1 El comportamiento de las inversiones en el pasado no garantiza el comportamiento de las inversiones en el futuro.

    2 Fuente: Administración del Seguro Social (URL: http://www.socialsecurity.gov/espanol/noticias/prensa/hojadedatos/datosbasicos-alt.pdf), Hoja de Datos, 4 de abril del 2014.

    3 El acceso a los valores en efectivo a través de préstamos o rescates parciales reducirá el valor en efectivo y el beneficio por muerte de la póliza, aumentará la posibilidad de que la póliza caduque, y puede dar lugar a una obligación tributaria si la póliza termina antes de la muerte del asegurado.

    Close