Planificación de herencias para hogares con alto patrimonio neto

    Planificación de herencias para hogares con alto patrimonio neto

    Por Shelly K. Schwartz

    A los hogares que tienen un alto patrimonio neto no les faltan herramientas para una planificación de herencias.

    Desde fideicomisos sofisticados para protección de sus bienes, a estrategias para hacer donativos a organizaciones benéficas que pueden reducir sus impuestos, hasta productos de seguro de vida que pueden ayudar a conservar su legado para las generaciones futuras, los estadounidenses adinerados están en una posición única para proteger su patrimonio personal.

    Pero no todos ellos lo hacen. Una encuesta de millonarios que llevó a cabo CNBC en 2015 (en inglés), encontró que el 38 por ciento de quienes tienen bienes de inversión de $1 millón o más no han usado a un experto financiero para establecer ni siquiera el más básico de los planes de planificación de herencias1.

    “A las personas no les gusta pensar en la planificación de herencias o acerca de su propia muerte, por lo que evitan pensar en ello, aunque saben que necesitan hacerlo”, comentó Lou Stanasolovich, planificador financiero certificado y gerente general de Legend Financial Advisors en Pittsburgh, Pennsylvania, durante una entrevista. “Y esa es la realidad en todos los niveles de ingresos”.

    En efecto, un informe publicado por UBS Wealth Management Americas en 2015 (en inglés) reveló que el mayor temor entre los inversionistas acaudalados es el de convertirse en una carga para sus hijos (42 por ciento), seguido por la idea de sobrevivir conectado a una máquina de asistencia vital (34 por ciento) y la de vivir en un hogar de ancianos (15 por ciento)2.

    No obstante, encontró que solamente la mitad de ellos había incluido los costos de cuidado médico en su plan financiero y un número aún menor (23 por ciento) habían designado ahorros para su futuro cuidado médico.

    Si bien es cierto que cada hogar es único y que diferentes herramientas son las apropiadas para distintas metas, hay algunas estrategias para la planificación de herencias que pueden ayudar a proteger a tu familia y maximizar la cantidad de dinero que podrás dejarles a tus herederos.

    Poderes legales

    Tener documentos legales a toda prueba es fundamental cuando se trata de planificar una herencia.

    Todos necesitamos un poder legal, pero los desafíos económicos son mayores para los que tienen un gran caudal hereditario, comentó Stanasolovich.

    Un poder legal designa al individuo que deseas que se encargue de tus asuntos financieros en caso de que sufras de una enfermedad, te lesiones o quedes mentalmente incapacitado.

    De igual manera, un poder notarial permanente para asuntos médicos designa a una persona autorizada para tomar decisiones relacionadas con tu salud si te encuentras incapacitado para tomarlas por ti mismo. Esto, en combinación con una directiva de atención médica (conocida también como testamento en vida), define mejor tus deseos en cuanto a tratamiento médico, lo cual incluye sobrevivir conectado a una máquina de asistencia vital y cuidados paliativos al final de la vida.

    Estos documentos aseguran que se cumplan tus deseos y dan la tranquilidad a los encargados de tu cuidado o a tus seres queridos en ese momento de dolor para ellos. Así no tienen que adivinar lo que tú hubieras querido; una fuente común de disputas familiares.

    Fideicomisos

    Los fideicomisos se encuentran entre las medidas más efectivas para minimizar los impuestos sobre la herencia y proteger tus bienes de los acreedores, reclamaciones legales y divorcio.

    Existen decenas de tipos de fideicomiso. Cada uno de ellos logra diferentes metas financieras, dependiendo de la manera como estén estructurados y los bienes que incluya, lo que resalta la importancia de obtener asesoría de una fuente de confianza, aseveró Larry Lehmann, un abogado de planificación de herencias del bufete legal de Lehman Norman & Marcus en New Orleans y presidente de la National Association of Estate Planners & Councils (en inglés).

    “Las personas con alto patrimonio necesitan tener en su equipo a planificadores de herencias acreditados que puedan reunir a un equipo de abogados, contadores, un oficial fiduciario (de ser apropiado), profesionales de seguros y otros profesionales de servicios financieros”, indicó. “Al ocuparse de los asuntos de personas de gran patrimonio neto, todos estos profesionales necesitan colaborar para aclarar y documentar su misión, visión, valores y metas antes de recomendar estrategias, tácticas y herramientas”. (Encuentra a un profesional financiero).

    Es posible que el fideicomiso revocable en vida, en el cual se colocan en fideicomiso los bienes y otras propiedades y son manejados por un fideicomisario para uno o más beneficiarios, sea uno de los que más comúnmente se usan, afirmó. Cuando fallezcas, los bienes que se encuentran dentro de un fideicomiso no están sujetos al proceso de autenticación del testamento, que en muchos estados es un largo (y costoso) proceso legal para resolver tu testamento ante un tribunal. En su lugar, esos bienes se pueden distribuir directamente a tus herederos o bien, se pueden mantener y administrar de acuerdo a los términos del fideicomiso.

    Como lo indica su nombre, el fideicomiso revocable en vida puede ser alterado o disuelto en cualquier momento durante tu vida. Pero a tu muerte, queda grabado en piedra (se convierte en irrevocable).

    Sin embargo, tiene sus limitaciones.

    “Si pones tus bienes en un fideicomiso revocable, existe la posibilidad de que tus acreedores obtengan una orden judicial para tener acceso a tus bienes”, dijo Lehmann. Por esa razón, muchas personas acaudaladas que están en posición de delegar el control de parte de su dinero, también pueden preparar un fideicomiso irrevocable, por medio del cual se remueven de forma permanente esos bienes de su caudal hereditario y quedan protegidos de posibles reclamaciones.

    Los multimillonarios también pueden crear un fideicomiso de transferencia (“bypass trust”), o un fideicomiso de cobertura de crédito (“credit shelter trust”), para reducir los impuestos de herencia que se deben pagar a su muerte. El otorgante del fideicomiso sencillamente nombra a su cónyuge, hijos u otras personas como beneficiarios del fideicomiso.

    Debido a que el fideicomiso no le pertenece al cónyuge sobreviviente, no se considera parte de su patrimonio imponible y eventualmente pasará a los beneficiarios designados libre del impuesto sobre la herencia, dijo Lehmann.

    Es posible que tenga sentido para las personas adineradas de edad avanzada crear un fideicomiso de transferencia como un Fideicomiso de Salto de Generación. Al usar esta herramienta, el otorgante del fideicomiso (la persona que establece el fideicomiso) nombra a sus nietos o bisnietos como beneficiarios. Si se desea, se puede hacer que el ingreso generado por el fideicomiso esté disponible para los herederos de la primera generación (los hijos adultos del otorgante), pero los bienes restantes a su muerte pasarán directamente a la segunda o a la tercera generación, libres de impuestos sobre la herencia y la generación.

    Seguro de vida

    Las pólizas de seguro de vida también pueden ayudar a las familias con un alto patrimonio neto a protegerse contra riesgos, especialmente cuando se colocan “en fideicomiso”.

    De hecho, el beneficio por muerte del seguro de vida se incluye en el patrimonio de la persona asegurada. Si el beneficio por muerte, en adición a otros bienes propiedad del asegurado, excede la cantidad de exención de impuestos sobre la herencia del año en curso (en 2016 es de $5.45 millones para personas y de $10.9 millones para parejas), el valor en exceso puede estar sujeto a impuestos sobre la herencia. (Nota: por lo general, el beneficio por muerte de las pólizas de seguro de vida son libres de impuestos para tus beneficiarios designados).

    Pero mediante la creación de un fideicomiso irrevocable de seguro de vida, es posible proteger esos bienes para evitar el pago de impuestos de manera permanente.

    ¿Cómo? El fideicomisario de un fideicomiso irrevocable compra una póliza de seguro de vida sobre tu vida. El fideicomiso es el solicitante, dueño y beneficiario de la póliza de seguro de vida. Tú efectúas pagos de regalos anuales al fideicomiso, el cual a su vez paga las primas a tu nombre, asegurando que ese fideicomiso quede fuera de tu patrimonio imponible.

    “Los fideicomisos de seguro de vida son una herramienta muy importante y se pueden estructurar de manera que los fondos provenientes del mismo se conviertan en libres de impuestos, sin impuesto sobre la renta ni impuesto sobre el patrimonio”, dijo Lehmann.

    Ventajas de donativos a organizaciones de beneficencia

    ¿Cuál es otra herramienta en la planificación fiscal? La filantropía.

    Las personas que tienden a ayudar a obras benéficas pueden lograr el máximo beneficio de su generosidad dando valores apreciados, en lugar de dinero en efectivo, a organizaciones benéficas calificadas, dijo Stanasolovich.

    El hacerlo no solamente les permite deducir el valor justo del mercado de su donativo financiero, sino que también puede eliminar la necesidad de vender esos bienes ellos mismos, incurrir en impuestos sobre ganancias de capital, y donar la cantidad más pequeña después de impuestos.

    Algunas otras personas establecen un fideicomiso para uso caritativo de bienes remanentes (“charitable remainder trust” o CRT), el cual crea una corriente de posible ingreso para el donante o sus beneficiarios, pero designa a una organización benéfica calificada para recibir los bienes restantes al momento de la muerte del beneficiario. Dichos fideicomisos permitirán que los donantes tomen una deducción inmediata de impuestos basados en el valor presente del futuro regalo a la obra benéfica, con el pago diferido de cualquier impuesto sobre ganancias de capital por concepto de valores altamente apreciados.

    Los fideicomisos principales de beneficencia (“charitable lead trusts” o CLT) son exactamente lo contrario. El ingreso que es generado por los bienes mantenidos dentro del fideicomiso se paga a una organización sin fines de lucro por un número fijo de años o durante la vida del donante. Todos los bienes al momento de caducar van directamente a los miembros de la familia o a otros beneficiarios.

    Monitoreo de los beneficiarios

    Una nota final: la mentalidad de establecer algo y no volver a pensar en ello puede volverse en tu contra, o en la de tus beneficiarios.

    Por lo menos cada ciertos años, pero siempre después de un evento trascendental, como un nacimiento, una muerte, un divorcio o un nuevo matrimonio, es importante revisar los formularios de beneficiarios para tus cuentas para la jubilación con impuestos diferidos, incluyendo tu IRA y tu plan 401(k), dijo Stanasolovich.

    Recuerda, la persona que hayas nombrado como beneficiario de tus cuentas para la jubilación recibe el dinero cuanto tú mueres, aun cuando esa persona sea diferente a los beneficiarios nombrados en tu testamento. En ausencia de una debida diligencia, uno de tus mayores bienes podría terminar en manos de tu excónyuge.

    Los fideicomisos y pólizas de seguro de vida también deben revisarse para asegurarse de que todavía reflejen tus intenciones financieras.

    “Una vez que se prepara el testamento, muchas personas piensan que quedó hecho para siempre”, comentó Stanasolovich. “Pero ese no es el caso. Debes reunirte con tu abogado cada dos o tres años para hablar sobre tu situación y hacer los cambios que sean necesarios”.

    1 CNBC, “Wealthy Suffer from Estate-Planning Fatigue” del 29 de junio de 2015, en inglés.

    2 UBS Investor Watch, “Beyond the Picket Fence: Unassisted Living,” del 3er trimestre de 2015, en inglés.

    La información provista no ha sido escrita ni pretende ser asesoría fiscal o legal. MassMutual, sus empleados y representantes no están autorizados a proporcionar asesoramiento fiscal o legal. Se recomienda a las personas consultar con su propio asesor fiscal o legal.

    Close