Tomar el próximo paso

    Las diez mejores recomendaciones de planificación de herencia para parejas LGBT

    Las diez mejores recomendaciones de planificación de herencia para parejas LGBT

    Metas Relacionadas:

    La planificación de la herencia es mucho más que hacer un testamento: es una manera de tomar decisiones sobre todo tipo de temas personales y financieros. Las protecciones legales para parejas lesbianas, gay, bisexuales y transgénero (LGBT) en Estados Unidos han cambiado mucho desde la Ley de la Suprema Corte de junio 26 de 2015, que legaliza el matrimonio entre personas del mismo género en los 50 estados, y al consolidar tus planes ahora, te asegurarás de que tanto tú como tu pareja o cónyuge estén preparados para lo que pueda suceder.

    La importancia de proteger tus derechos

    Ya sea que estén casadas o en una relación de hecho, las parejas LGBT y sus familias deben seguir importantes pasos para planificar su futuro. Ha habido muchos ejemplos lamentables de personas LGBT que no han podido heredar los bienes de su compañero ni participar en decisiones importantes tras el fallecimiento de su ser querido. Para ayudarte a evitar este tipo de situaciones, aquí tienes 10 importantes consejos de planificación de la herencia.

    1. Asegúrate de tener un testamento actualizado. Un testamento te permite decidir qué le sucede a tu propiedad cuando fallezcas, y quién se va a hacer cargo de tus hijos y otras personas dependientes (si las hay), incluidas las mascotas. Si tú o tu compañero no tienen un testamento, la ley estatal decide quién hereda tu propiedad y tus bienes. Para muchas parejas LGBT, esto significa que la pareja sobreviviente no va a obtener nada. Por lo tanto, tener un testamento y designar un albacea para que lo ejecute es absolutamente necesario. Un abogado puede ayudarte a hacerlo.

    2. Considera crear un fideicomiso. Un fideicomiso es un acuerdo financiero que organiza la transferencia de propiedades, cuando estás vivo (fideicomiso en vida) o cuando fallezcas (fideicomiso testamentario). Si tienes hijos pequeños, esta puede ser una manera útil de transferir tus bienes. Un abogado puede ayudarte a decidir si un fideicomiso es lo mejor para ti.

    3. Piensa en tus bienes raíces. Si eres propietario de bienes raíces, probablemente sean tus activos más valiosos. Si estás comprando una casa con tu pareja, considera cómo quieres que se divida la propiedad, es decir, por partes iguales o no. Es importante conocer los distintos tipos de opciones de propiedad: en la copropiedad, ambas personas comparten la propiedad del inmueble (casa), pero cada una puede hacer testamento de su parte para dejársela a un tercero, en caso de fallecimiento. Ser copropietario con derecho de sobrevivencia significa que ambas personas son propietarias; si una de ellas fallece, la otra será automáticamente la única propietaria, lo que garantiza la propiedad a una sola persona. Si ya tienes una casa (propietario único) y quieres poner el nombre de tu pareja en el título, podría considerarse como un regalo. Pero si ya estás casado, no lo es. Una vez más, antes de tomar una decisión que pueda comprometerte, obtén un buen consejo legal.

    4. No evites un acuerdo prematrimonial.  Sí, no es muy romántico y algunos creen que sugiere falta de confianza. Pero el matrimonio es algo más que un compromiso emocional. También es un acuerdo financiero y legal. Es mejor estar de acuerdo con los aspectos legales de tu matrimonio antes de echarte el lazo para evitar enredos legales inesperados más adelante.

    5. Considera si un acuerdo de pareja de hecho (DPA, Domestic Partnership Agreement) es lo mejor para ti.  Si no estás casado, es posible que un DPA sea lo mejor para ti. Igual que en un acuerdo prematrimonial, un DPA te permite escribir tus intenciones y expectativas. También te permite identificar las propiedades independientes y las conjuntas, y decidir cómo van a dividir sus propiedades si se separan.

    6. Ten en cuenta los asuntos fiscales estatales. Para el IRS, las parejas LGBT casadas son iguales que las parejas heterosexuales. Es posible que haya impuestos estatales sobre herencias o propiedades que tengas que preparar. Habla con tu asesor fiscal o legal sobre las leyes aplicables al lugar donde vives y cómo puedes planificar en consecuencia.

    7. Piensa en proteger a tus seres queridos con un seguro.  Un seguro de vida puede ser una herramienta útil para la planificación de tu herencia que puede ayudarte a seguir manteniendo a tu pareja o cónyuge (e hijos, si los tienes) y pagar las disposiciones finales cuando fallezcas. Existen distintas opciones que se pueden ajustar a tus necesidades personales y financieras. Un profesional financiero puede darte más información.

    8. Designa a un beneficiario de tu jubilación y otros bienes. El beneficiario es la persona que va a recibir tus bienes cuando tú fallezcas, incluidas las cuentas de jubilación (401K, IRA, etc.) y las pólizas de seguros de vida. Para las cuentas del banco, puedes crear una cuenta "pagadera al fallecimiento", de manera que el beneficiario no tenga que pasar por el proceso de validación ante un tribunal testamentario para recibir los fondos. Tu profesional financiero o tu abogado pueden ayudarte a hacer los arreglos.

    9. Planifica las hospitalizaciones con directivas anticipadas. También conocidas como testamentos vitales o poderes legales para el cuidado de la salud (Living Wills o Health Care Powers of Attorney), las directivas anticipadas incluyen el nombre de la persona responsable de hacer cumplir tus deseos sobre el cuidado de tu salud, cuando tú no puedas hacerlo. La ley federal requiere que los hospitales y otros centros de salud respeten estos documentos. Sin una directiva anticipada, es posible que no puedas participar en los cuidados de salud de tu pareja, o incluso es posible que ambos integrantes de la pareja no puedan visitarse en un hospital.

    10. Pon en orden otros documentos: poder legal general duradero, autorización y designación de agente de la HIPAA. Estos documentos te dan a ti y a tu pareja o cónyuge la autoridad de tomar decisiones en tu nombre o en el suyo, incluidas las disposiciones del funeral. En muchos estados, tu familia inmediata (que no incluye a tu pareja) tiene el derecho legal de tomar estas decisiones, incluso aunque no hubiera sido la voluntad de tu pareja.

    Para ayudarte con la planificación de estos 10 asuntos legales y financieros, y de cualquier otro asunto de igual importancia, habla con tus asesores fiscales y legales, y con un profesional financiero que tenga experiencia en trabajar con la comunidad LGBT, investiga por tu cuenta y haz muchas preguntas. Aunque planificar una herencia pueda parecer difícil tanto de una manera emocional como logística, es esencial para asegurarte de que tanto tú como tu pareja pueden hacer que se cumplan los deseos de ambos sin complicaciones legales.

    La información provista no ha sido escrita ni pretende ser asesoría fiscal o legal. MassMutual, sus empleados y representantes no están autorizados a proporcionar asesoramiento fiscal o legal. Se recomienda a las personas buscar consejo de su propio asesor fiscal o legal. Las personas involucradas en el proceso de planificación de herencias deben trabajar con un equipo de planificación de herencias, que incluya a sus propios asesores legales o fiscales.

    Close