Comenzar

    La carta de intención ofrece tranquilidad

    La carta de intención ofrece tranquilidad

    El valor de una carta de intención

    Si tienes un hijo con alguna discapacidad o eres responsable de un adulto con esta condición u otro tipo de necesidades especiales, tú mejor que nadie sabes el tipo de cuidado y alojamiento que necesita. Una carta de intención (LOI, por sus siglas en inglés) suministra las instrucciones para su cuidado a los futuros tutores, fideicomisarios y defensores para asegurar que incluso si algo te pasa, tu ser querido pueda seguir avanzando.

    Cómo funciona una LOI

    Una LOI es un apéndice importante de un testamento o fideicomiso que ayuda a los futuros tutores o fideicomisarios a entender y llevar a cabo los deseos de tu familia para el cuidado de tu ser querido. Por lo general, una LOI incluye un resumen de la información familiar y financiera, y el historial médico y social del menor de edad o del adulto en cuestión, así como instrucciones especiales y preferencias. El tamaño de la carta puede variar, pero es mejor que incluya más detalles que menos, especialmente si tu hijo no es comunicativo.

    Si tienes establecido para tu hijo un fideicomiso para necesidades especiales, la LOI deberá indicar específicamente que las instrucciones contenidas no son obligatorias. De esa manera queda claro que el uso del fondo fiduciario no está condicionado a que se siga el texto de la LOI al pie de la letra. Asegúrate de trabajar con un abogado que tenga experiencia en la creación de este tipo de fideicomiso especializado para que te ayude a preparar el borrador de tu LOI.

    Más que solamente los detalles

    Después de años de experiencia, solamente tú sabes lo que consuela (o lo que altera) a tu ser querido, y cómo anticipar su reacción a ciertas situaciones. Y tú eres el experto acerca de la manera como tu familia maneja las emergencias médicas, los retos de comportamiento o necesidades de aprendizaje. Una LOI es tu oportunidad de transmitir ese conocimiento y experiencia.

    Al momento de escribir tu LOI, siempre que sea posible usa lenguaje común. Recuerda, la persona encargada del cuidado que lea la carta podría no entender todos los términos médicos. Piensa también más allá de los detalles clínicos e incluye detalles relacionados con situaciones cotidianas, por ejemplo, formas para calmar a tu hijo durante un episodio que lo altere emocionalmente, estrategias para viajar o recursos disponibles en la comunidad.

    Mientras más detalles puedas proporcionar, mejor. Por ejemplo, tu LOI podría explicar cómo algunas situaciones o lugares muy concurridos pueden causar nerviosismo o incomodad a tu hijo. En esos casos puedes incluir estrategias para lograr calmarlo.

    Es también una buena idea incluir los comentarios de tu hijo a medida que escribes tu LOI. Pregunta qué lo hace más feliz: ir a un servicio religioso, visitar a una tía favorita o ponerse una camiseta especial cuando va a un evento deportivo. Si tu hijo es adulto, pregunta qué es más importante desde una perspectiva general: obtener una educación, trabajar fuera de casa, tener familia y amigos a su alrededor. Los menores y adultos con un alto nivel de funcionamiento, incluidos aquellos con discapacidades físicas y sin ningún deterioro cognitivo, pueden contribuir bastante a la conversación.

    Revisar y modificar

    Es importante revisar tu LOI a medida que ocurran transiciones importantes de la vida, entre ellas cuando tu hijo pasa de la escuela primaria a la escuela intermedia, luego a la escuela secundaria y de la secundaria a ser un adulto. También vas a necesitar actualizar la LOI si hay cualquier cambio en la historia médica de tu hijo, como una reacción alérgica a alguna medicina, o si una forma de terapia se reemplaza con otra.

    También es de fundamental importancia mantenerse al tanto de cambios en las leyes de beneficios. Por ejemplo, asegúrate de que tu LOI esté escrita de manera que tu hijo no quede descalificado para recibir ayuda gubernamental como Medicaid o Med-waiver, que proporcionan importantes servicios, como terapias, servicios de cuidados de relevo y beneficios para la vivienda. Un abogado o un profesional financiero con experiencia en trabajar con familias con necesidades especiales te pueden ayudar con esta tarea.

    Una buena manera de empezar a escribir el primer borrador de una LOI es usar una plantilla gratuita de MassMutual, la cual te guiará a lo largo del proceso.

    Tranquilidad para ti y tu familia

    Una LOI es mucho más que un conjunto de instrucciones. Es algo que refleja el cariño que sientes por tu hijo y los valores fundamentales de tu familia. Y es una de las mejores cosas que puedes hacer para asegurar que tu hijo recibirá el tipo de cuidado y apoyo adecuados, aunque tú ya no estés para proporcionárselos.

    Para obtener más información relacionada con los beneficios que provee Medicare o Medicaid (Medi‑CAL en California) visita www.cms.hhs.gov (en inglés). Las pautas para Medicaid varían de un estado a otro. Comunícate con tu oficina local de Medicaid para obtener los detalles.

    La información provista no ha sido escrita ni pretende ser una asesoría fiscal ni legal. MassMutual, sus empleados y representantes no están autorizados a proporcionar asesoramiento fiscal o legal. Se recomienda a las personas consultar con su propio asesor fiscal o legal.

    Close