Hipotecas inversas: lo que necesitas saber

    Hipotecas inversas: lo que necesitas saber

    Por Vera Gibbons

    Si tienes 62 años o más, eres dueño de tu casa y la has pagado completamente (o te queda poco por pagar), puedes pedir parte de su valor acumulado con una hipoteca inversa.

    Este tipo de hipoteca es similar a obtener un adelanto de sueldo pero, en este caso, estás cambiando el valor acumulado de la hipoteca de tu casa por un pago en efectivo, normalmente libre de impuestos. Con la hipoteca inversa no tendrás que seguir pagando mensualmente tu préstamo hipotecario convencional. El dinero recibido (en un solo pago, en pagos mensuales regulares o en una línea de crédito) puedes usarlo como quieras: para pagar saldos de tarjetas de crédito, para gastos médicos, o como complemento de ingresos para tu jubilación.

    Tú sigues siendo dueño de tu casa y puedes seguir viviendo en ella (el prestamista simplemente tiene derechos sobre la propiedad que se usan para asegurar la hipoteca). No tienes que pagar nada, siempre que tu casa siga siendo tu residencia principal. Pero si te mudas o falleces, hay que pagar el préstamo. Para muchos, esto significa vender la casa.

    Tú sigues siendo el responsable de pagar los impuestos y el seguro de la vivienda. Y, con el tiempo, deberás cada vez más dinero, ya que los intereses sobre los pagos en efectivo se añadirán al saldo del préstamo.

    Las hipotecas inversas se han convertido en una solución atractiva para muchos jubilados. De hecho, hay numerosas campañas de publicidad promocionando sus ventajas. Sin embargo, es posible que no sea la solución ideal para todo el mundo.

    En un reciente aviso sobre hipotecas inversas1, la Comisión Federal de Comercio (FTC, Federal Trade Commission) explicó que "una hipoteca inversa puede complicarse y no es algo que debas considerar a la ligera".

    Tipos de hipotecas inversas

    Existen tres tipos de hipotecas inversas con distintos niveles de costo:

    · Hipotecas inversas para un solo propósito: ofrecidas por algunas agencias de los gobiernos estatales y locales, así como instituciones sin fines de lucro. Generalmente, esta es la opción menos costosa.

    · Hipotecas inversas privadas: préstamos privados con tasas y términos que dependen normalmente del valor de la propia vivienda.

    · Hipotecas inversas con seguro federal: estas hipotecas, también conocidas como Hipotecas de conversión de amortización hipotecaria (HECM, Home Equity Conversion Mortgages), están respaldadas por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, Department of Housing and Urban Development). Normalmente, se requiere que los propietarios reciban asesoría para aprovechar estos préstamos.

    Las hipotecas inversas se diseñaron originalmente hace décadas para ayudar a las personas mayores a tener un ingreso complementario y poder pagar gastos inesperados. Pero se han ganado una reputación de ser "préstamos de último recurso".

    Eran conocidas como productos para personas mayores necesitadas de dinero, dueñas de una casa de mucho valor y con poco efectivo, que no estaban preparadas financieramente para la jubilación y, además, eran fiscalmente irresponsables. (Artículo relacionado: Planificar para la Jubilación).

    "Deudores en dificultades pidieron el 100% del valor acumulado de sus casas, se gastaron el dinero y no pagaron sus facturas", como los impuestos y el seguro de la casa, afirmó Keith Gumbinger, vicepresidente de HSH.com, un sitio web de información hipotecaria. Muchas personas mayores no cumplieron con sus pagos; algunos perdieron su casa.

    Nuevas medidas financieras de seguridad para las hipotecas inversas

    Volviendo al presente, la percepción de las hipotecas inversas está cambiando, aunque la intención siga siendo la misma, comentó Stephanie Moulton, profesora asociada de la Ohio State University, y coautora de un estudio del 2005 (en inglés) sobre hipotecas inversas publicado por el Journal of Urban Economics. "El HUD reconoció que para poder alcanzar las metas de estabilidad e independencia financieras a través de este producto, había que establecer algunas medidas de seguridad adicionales", afirmó.

    Los dueños de casa ya no pueden pedir el valor acumulado de su vivienda en un solo pago (el 40% de la cantidad total prestada no estará disponible hasta un año después de solicitar el préstamo inicial). Quienes piden el préstamo tienen que demostrar además que pueden (y quieren) pagar los impuestos y el seguro de la casa. Y también se han incluido medidas de seguridad para el cónyuge que no haya pedido el préstamo, permitiéndole seguir viviendo en la casa, siempre que sea su residencia principal (sin importar lo que le haya pasado a su pareja).

    Estas medidas de seguridad significan menos riesgos de incumplimiento, de liquidación forzosa, o de perder la residencia, dijo Gumbinger. Como resultado, el producto se está ganando un nuevo respeto.

    Planificación financiera

    Los planificadores financieros han tomado nota. Y no solo buscan (y atraen) a personas mayores con ingresos limitados que puedan usar la hipoteca inversa para seguir viviendo en sus casas y cubrir otros gastos, sino que además están buscando a un nuevo tipo de persona, dijo Moulton.

    El perfil de un candidato ideal es el de alguien que busca algo más, que quiere usar la hipoteca inversa de diversas maneras: como herramienta de ayuda para complementar los ingresos de su jubilación, como estrategia de planificación financiera a más largo plazo, o para pagar su hipoteca convencional y liberar su flujo de efectivo mensual, dijo.

    Conclusión: Quienes pertenecen a la generación de los Baby Boomers, o tienen más necesidad de recurrir al valor acumulado durante su jubilación, o simplemente tienen la voluntad de usar ese dinero mucho más que las generaciones anteriores, afirmó Moulton. (Calculadora: ¿Cuánto Durarán Tus Ahorros Calculados de Tu Jubilación?).

    Periodos de tiempo y tasas de interés

    Con las bajas tasas de interés actuales y los precios relativamente altos de la vivienda, puedes obtener mucho dinero con una hipoteca inversa, afirmó Steven Sass, economista del Center for Retirement Research en el Boston College. Pero estas cantidades se podrían reducir significativamente, si los precios de la vivienda cayesen y las tasas aumentasen.

    Considera este ejemplo del Center for Retirement Research: con una tasa de interés del 5%, un propietario de 65 años podría adquirir una hipoteca inversa de hasta $270,500 sobre una casa de $500,000. A una tasa del 7%, el máximo sería solo de $182,000.

    Conclusión: dado el entorno actual en que las tasas de interés son bajas, "si estás interesado en una hipoteca inversa, ahora es el momento de hacerlo", dijo Sass.

    Hablar con un profesional financiero

    A pesar de todo, la decisión de aprovechar el valor de tu bien más valioso (el valor acumulado de la vivienda es normalmente el activo más importante del patrimonio de una persona), es algo que no deberías hacer tú solo, afirmó Sass.

    Aparte de hablar con tu profesional financiero sobre cómo emplear estos fondos, si al liberar fondos cambiará el total de tus inversiones, si hay o no implicaciones fiscales como resultado de tu decisión, también deberías hablar con tu familia, afirmó Sass. Después de todo, al gastar el valor acumulado de tu vivienda, se reducirá el valor de tu herencia y, por tanto, lo que vayan a recibir tus herederos.

    Adicionalmente, pregunta si aprovechar el valor acumulado de tu vivienda a través de una hipoteca inversa afectaría de que tu capacidad de calificar para los beneficios de Medicaid y Seguro Social, porque es posible que así sea.

    Cargos y gastos iniciales

    Otra consideración importante es el costo. Estos préstamos de hipotecas inversas, con sus considerables cargos iniciales, son más caros que los préstamos de hipotecas convencionales. Esto es así porque una hipoteca inversa no se decide dependiendo de tus ingresos o tu calificación de crédito.

    "No hay forma de que el prestamista sepa si va a recuperar su dinero, y la manera de atenuar ese riesgo y cubrir los costos es cobrando gastos más altos al principio", comentó Gumbinger.

    Por supuesto que estos gastos no los pagas de tu bolsillo, ya que están incluidos en el préstamo, pero como es posible que su importe sea el seis o el siete por ciento de la cantidad del préstamo, representa uno de los principales inconvenientes de una hipoteca inversa, particularmente si tu casa no tiene un alto valor acumulado, añadió Gumbinger.

    1 Comisión Federal de Comercio, "Información del consumidor: Hipotecas inversas ", junio del 2015.

    La información provista no ha sido escrita ni pretende ser asesoría fiscal o legal. MassMutual, sus empleados y representantes no están autorizados a proporcionar asesoramiento fiscal o legal. Se recomienda a las personas consultar con su propio asesor fiscal o legal.

    Close