Comenzar

    Enseñar a Tus Hijos Acerca del Dinero

    Enseñar a Tus Hijos Acerca del Dinero

    Metas Relacionadas:

    Como los principales maestros en la vida de los niños, los padres dan a sus hijos una base educativa sólida e inculcan en ellos el amor por aprender. Los padres por lo general se sienten cómodos asumiendo su papel en una variedad de temas, pero cuando surge el tema de las finanzas puede haber cierta desconfianza.

    Quizás sea porque los padres piensan que no tienen el conocimiento necesario para dar a sus hijos la información “correcta”, o que su situación financiera no es la que ellos quisieran, o tal vez simplemente no están seguros de cómo empezar a hablar del tema. Cualquiera que sea la razón, solo la mitad de las familias reconocen estar involucrados activamente en educar a sus hijos respecto a la administración del dinero, aún cuando tres de cada cuatro padres reconocen la importancia de enseñar a sus hijos acerca del dinero desde pequeños1.

    Como muchas otras lecciones de vida que los padres dan a sus hijos, las conversaciones sobre finanzas pueden incorporarse en acontecimientos de la vida diaria de una manera divertida y orgánica. Consideren algunas de las siguientes actividades en sus propios hogares:

    Muéstrales el Dinero

    Una de las maneras más sencillas de hacer que los niños pequeños se familiaricen con el dinero es dejarlos jugar y aprender con dinero en efectivo. Puedes sentarte con tus hijos y vaciar un frasco con monedas y billetes de diferente denominación. Muéstrales cuántos centavos se convierten en un níquel, cuántos níqueles hay en una moneda de diez centavos, y así sucesivamente. La conversación ahora se ha convertido no sólo en una introducción a los asuntos del dinero, sino también en una rápida lección de matemáticas y en una oportunidad para explicar cómo se usa el dinero para comprar comida, ropa y hasta juguetes.

    De Ahí Hasta el Banco

    Con niños mayores, abre cuentas en tu banco y ayúdales a depositar dinero. Considera dejarles usar una tarjeta de débito o una chequera y explicarles que ambos (también las tarjetas de crédito) son formas de dinero que pueden traer beneficios y riesgos. Vean cómo las cuentas crecen con el tiempo y hablen acerca del concepto de interés. Fomenta ahorros similares a corto plazo usando alcancías y pon algunas monedas extra cada mes para reforzar el concepto de interés. Cuando sea apropiado, comparte experiencias de cuando eras joven que te gustaría poder “volver a vivir”. Incluso si tus hijos están más preocupados por revisar sus estados de cuenta en línea que por escucharte, ellos siguen aprendiendo lecciones importantes que les ayudarán cuando algún día vivan su propia vida.

    Hazlo un Asunto Familiar

    Decirles a los hijos que ahorren su propio dinero para una compra futura es una valiosa lección, pero comprometerse a ahorrar por algo de forma colectiva como familia es aún más emocionante. El obtener fondos juntos ayuda a toda la familia a discutir abiertamente la forma en que cada uno está contribuyendo a la meta de ahorro; ya sea cambio suelto que alguien se encontró en el auto, guardar una parte del dinero propio de cumpleaños o reducir de forma consciente la cantidad de electricidad que se usa cada mes, y poner la diferencia en la cantidad ahorrada; y hacerse cada uno responsable de sus contribuciones.

    Comprar (Hasta Que Bajen los Precios)

    Involucra a tus hijos la próxima vez que vayan de compras. Usa dinero en efectivo y diles: “este es todo el dinero que tenemos para gastar y no podemos pasarnos de esta cantidad”. Muéstrales los precios y mientras compras suma el costo con una calculadora. Esta estrategia expondrá a los niños a conceptos como presupuesto, toma de decisiones y disciplina. También ayuda el hacer que tu hijo le dé el dinero a la cajera para que sienta de propia mano el proceso de intercambio de pago. Una vez que los niños dominen este concepto, rétalos a encontrar un artículo en particular por menos dinero en circulares semanales, ofertas en Internet o aprovechando cupones o puntos de recompensa en tiendas.

    De cualquier forma que decidas involucrar a tus hijos en una conversación sobre dinero, lo importante que hay que recordar es que les estás ayudando a construir las bases para un futuro financiero sano. Puede ser que no lo hagas todo perfecto, pero lo que les enseñes a tus hijos será perfecto para ellos. Y quién sabe, ¡tal vez tú mismo aprendas algo más en el proceso!

    1Encuesta MassMutual State of the American Family del 2013 (en inglés)

    Close