Tomar el próximo paso

    Dos tipos de profesionales de inversiones: ¿cuál es el adecuado para ti?

    Dos tipos de profesionales de inversiones: ¿cuál es el adecuado para ti?

    Metas Relacionadas:

    Existen dos tipos principales de profesionales de inversiones: "representantes registrados" (conocidos comúnmente como corredores o ejecutivos de cuenta) y "representantes de asesoría de inversiones" (conocidos simplemente como asesores financieros o asesores de inversiones). Cada representante tiene distintas credenciales, puede desempeñar distintas funciones en diferentes cuentas de inversión y cobrar por sus servicios de distintas maneras.

    Tu profesional de inversiones puede ser un representante registrado (corredor o ejecutivo de cuenta), o un representante de asesoría de inversiones, dependiendo de la función que desempeñe al proporcionarte los servicios de inversión a lo largo de tu vida financiera.

    Los corredores o representantes registrados

    La mayoría de profesionales de inversiones son corredores, es decir, representantes registrados. Estos profesionales adquieren su licencia principalmente a través de las firmas de corredores para las que trabajan. Los corredores individuales siguen el reglamento de la Financial Industry Regulatory Authority (en inglés), una organización independiente de regulación para el sector de valores.

    Dependiendo del tipo de licencia, los corredores tienen autorización para comprar y vender determinados productos relacionados con títulos o valores en nombre de sus clientes. Aunque pueden recomendar los productos de inversión a elegir, solamente están autorizados a proponer los productos "adecuados" para sus clientes. Es decir, productos que coincidan con el perfil de inversión de un determinado cliente (edad, tolerancia al riesgo, plazo previsto, etc.). Además, los corredores solo reciben dinero cuando el cliente compra o vende un producto financiero.

    Por ejemplo, si te estás acercando a tu jubilación, tienes una baja tolerancia al riesgo y quieres seguridad en tus inversiones, un representante registrado no debería sugerir que inviertas todos tus ahorros de jubilación en valores de alto riesgo, ya que no sería lo "adecuado" para ti.

    Cuando trabajas con un corredor, tú eres responsable de las decisiones: el representante sólo compra o vende los valores que tú hayas autorizado. La mayoría de las veces, el corredor cobra una comisión única (o cargo único) por cada producto que compra o vende en tu nombre. Por tanto, la cantidad que cobra está directamente relacionada con el producto que vende o compra. No hay ningún cargo adicional por su asesoramiento.

    Conclusión: si tus necesidades de inversión son muy claras y no tienes que administrar una gran cantidad de activos invertidos, un corredor o representante registrado puede ajustarse muy bien a tus necesidades. Trabajar con él puede resultarte más económico que trabajar con representante de asesoría de inversiones, que proporciona un nivel más detallado de asesoramiento de inversión.

    Representantes de asesoría de inversiones

    Los reglamentos y estándares para los asesores de inversiones son diferentes, así como los servicios que ofrecen. Como resultado, también cobran de distinta manera.

    Los representantes de asesoría de inversiones tienen que cumplir un "nivel de diligencia fiduciaria", es decir, tienen el deber legal de proporcionar un asesoramiento de inversión en el "mejor interés" para sus clientes. Se trata de un nivel de actividad profesional superior al de las inversiones "adecuadas" requeridas a los representantes registrados o corredores. Los asesores de inversiones se encuentran regulados por la Securities and Exchange Commission (en inglés).

    Cuando trabajas con un asesor de inversiones, continúas teniendo el control sobre cómo asignar y administrar tus inversiones pero, normalmente, la administración del día a día de tus bienes queda en manos del asesor de inversiones, la firma del asesor, u otras compañías de inversiones con las que se hayan firmado acuerdos, dependiendo de los términos del programa de asesoría en el que hayas invertido. Estas actividades pueden incluir el ajuste y el cambio en la asignación de activos dependiendo de tu edad o del plazo de la inversión, o en respuesta a las condiciones del mercado. Tu representante de asesoría de inversiones estará en contacto contigo de manera regular, ya que la administración de los activos en una relación de asesoría es un proceso continuo.

    Otra diferencia importante entre un representante registrado y un representante de asesoría de inversiones es que a este le pagas una tasa continua por sus servicios y consejos, en lugar de pagarle una comisión por cada producto de inversión vendido o comprado, como harías con un corredor o representante registrado. Esta tasa normalmente es un porcentaje de los activos administrados (AUM, Assets Under Management) y, a medida que crezcan tus inversiones, también aumentará esta tarifa.

    Conclusión: si tienes que administrar una mayor cantidad de bienes, o tus necesidades de inversión son más complejas, un representante asesor de inversiones podría ser la opción adecuada para ti.

    ¿Listo para encontrar al profesional de inversiones adecuado?

    Si ya estás listo para empezar a trabajar con un profesional de inversiones, es importante que conozcas los productos y servicios ofrecidos y las distintas obligaciones de los corredores o representantes registrados y de los asesores de inversiones.

    No importa el tipo de profesionales de inversiones que elijas; lo importante es encontrar a alguien con quien te sientas cómodo y que se tome el tiempo de conocer tus necesidades, preferencias y metas a la hora de administrar tus finanzas.

    Encuentra aquí a los Profesionales Financieros que trabajan con MassMutual.

    Valores, asesoría en inversiones y servicios de planificación financiera ofrecidos a través de MML Investors Services, LLC, Miembro FINRA (www.finra.org) y SIPC (www.sipc.org), 1295 State Street, Springfield MA 01111

    Close