Cómo ponerse al día en los ahorros para la jubilación: tres medidas que puedes tomar

    Cómo ponerse al día en los ahorros para la jubilación: tres medidas que puedes tomar

    Por Vera Gibbons

    Para poder tener una buena posibilidad de mantener tu estándar de vida durante la jubilación, deberás tener de seis a nueve veces tu sueldo en un plan 401(k) u otras cuentas de ahorros para cuando tengas de 50 a 60 años.

    “Esa es una buena regla general, aunque casi nadie se acerca a esa cifra, y algunas personas no tienen nada ahorrado”, afirmó en una entrevista Mary Beth Franklin, experta en jubilación y planificadora financiera certificada, además de editora colaboradora de Investment News.

    De hecho, en una encuesta nacional de 2014 (en inglés) llevada a cabo por Bankrate, más de una cuarta parte de los encuestados de 50 a 64 años de edad afirmaron que no habían comenzado a ahorrar para la jubilación1.

    De acuerdo, nunca es demasiado tarde para comenzar a ahorrar para la jubilación, pero hablemos claro: “En esta etapa del juego, necesitarías ahorrar el 40 por ciento de tus ingresos para alcanzar el equivalente a lo que hubieras tenido de haber empezado a ahorrar con tan solo el 10 por ciento de tus ingresos a la edad de 20 años”, afirmó Liz Weston, columnista de NerdWallet, un sitio web de finanzas personales. (Calculadora: ¿Cuánto Durarán Los Ahorros Calculados de Mi Jubilación?)

    Una solución común para cerrar la brecha de los ahorros para la jubilación es trabajar por más tiempo, y aunque muchos estadounidenses planean hacerlo, no es necesariamente una solución confiable. Después de todo, “se podría presentar una enfermedad, una dificultad financiera, o podrías perder tu empleo por razones fuera de tu control, y encontrar un sueldo comparable a los 50 o 60 años de edad es desafiante”, afirmó Franklin. “Lo único que puedes controlar es cuánto ahorrar”.

    Para eso se requiere una estrategia de ahorros para la jubilación. Y ser disciplinado con tu dinero.

    De las muchas cosas que puedes hacer para ponerte al día, estas son tres de las medidas financieras más efectivas que puedes aplicar para ayudarte a asegurar que tu jubilación sea lo que siempre soñaste...

    Ahorra lo máximo permitido en las cuentas para jubilación con ventajas fiscales

    Una de las maneras más sencillas de actualizar tus ahorros para la jubilación es contribuir la mayor cantidad de dinero a cuentas con ventajas fiscales. Eso significa ahorrar el máximo permitido en los planes 401(k) (¡por lo menos contribuir lo suficiente para recibir la igualación de la compañía!), cuentas individuales para la jubilación o Roth IRA. Si trabajas por cuenta propia, investiga tus opciones en planes de jubilación, como el plan Simple IRA, un plan de pensión simplificada de empleado (SEP, por sus siglas en inglés) o un plan 401(k) individual. A las personas de 50 años o más se les permite hacer contribuciones adicionales de “actualización” a esos planes de ahorro para la jubilación.

    “Cualquier persona que tenga ese dinero extra debería hacer esas contribuciones”, afirmó Franklin. “A largo plazo, puede hacer una gran diferencia en la cantidad de ahorros para la jubilación”. Por ejemplo, si invirtieras $1,000 adicionales al año en una cuenta IRA a partir de la edad de 50, tendrías $20,800 extra ($15,000 de contribuciones de actualización más $5,800 de ganancia), ahorrados para cuando cumplas los 65, con un 4 por ciento de rendimiento hipotético, sin contar la inflación. (Tema relacionado: Ahorrar a los 40 y 50: Nunca Es Demasiado Tarde para Empezar)

    Considera el valor acumulado de tu casa

    Si tienes valor acumulado en tu casa, tal vez puedas aprovecharlo y convertirlo en dinero para la jubilación de diferentes maneras. Una opción es comprar una vivienda más pequeña.

    ¿Ya no viven tus hijos contigo? ¿No necesitas las dos o tres habitaciones extras? Entonces, mudarte de casa es una excelente opción para ti, afirma David Bach, experto en finanzas personales y autor de “Start Late, Finish Rich”. “Y no solo vas a sentirte más libre y ligero, emocional y espiritualmente, sino que también hará una gran diferencia financieramente”.

    Después de todo, vender tu casa por $350,000 y reemplazarla con una que cueste $275,000 aumenta tu colchón de ahorros en $75,000. Además, los primeros $250,000 en ganancias son libres de impuestos ($500,000 si eres casado).

    ¿Preferirías permanecer en tu casa cuando te jubiles? Considera una hipoteca inversa. Estos préstamos hipotecarios respaldados por el gobierno permiten a propietarios de casa de edad avanzada (62 años o más) convertir parte del valor acumulado de su casa en dinero en efectivo (el banco te paga a ti y tú puedes usar esos fondos libres de impuestos como lo desees). A diferencia de otros tipos de préstamos, no tienes que pagar la deuda inmediatamente. En lugar de eso, el saldo deberá pagarse cuando el último de los prestatarios sobrevivientes muera, venda la casa o se mude.

    ¿Suena complicado? Lo es. “Ciertamente, la hipoteca inversa tampoco está libre de riesgos”, afirma Weston, pero a diferencia de años anteriores, ya no es un préstamo de último recurso para dueños de casa jubilados que estén cortos de dinero. “Ahora se usa como parte de una estrategia financiera general debido a nuevos controles de seguridad y cambios en las políticas que hacen que el producto sea más respetado”.

    Sé estratégico respecto al Seguro Social

    Aunque tengas la tentación de comenzar a cobrar tus beneficios del Seguro Social tan pronto como reúnas los requisitos (¿y quién no la tendría?), intenta resistirla, afirma Franklin. “Si estás lo suficientemente sano como para retrasar reclamarlos, hazlo”.

    Después de todo, el esperar tiene su recompensa, y mucha. Ten esto en cuenta: entre las edades de 62 y 70 años, los beneficios de tu Seguro Social se incrementan cerca del 7 u 8 por ciento por cada año que te demores en cobrarlos. ¿En dónde más puedes obtener tal rendimiento (¡garantizado!) en el entorno de hoy en día? Espera hasta la edad de 70, y tu beneficio mensual puede ser un 76 por ciento más alto, ajustado a la inflación, que si los reclamaras a la edad de 62. (Tema relacionado: One Social Security Tactic Disappears This Spring en inglés)

    “Si financieramente no es posible para ti y tu cónyuge retrasar la jubilación, uno de ustedes puede reclamar los beneficios antes, para contribuir con dinero en efectivo para el hogar y aliviar así las presiones financieras, mientras que quien gane más se espera a solicitarlos hasta los 70 años”, afirma Franklin. “Los beneficios de la pareja crecerán y más adelante asegurarán el beneficio más alto posible para el que sobreviva”.

    “Esto es particularmente importante ya que el cónyuge que sobreviva, que por lo general es la mujer, puede vivir décadas más que su pareja”, afirma Weston. “Tal vez el cónyuge  sobreviviente haya agotado todos sus activos y tenga que vivir del Seguro Social, al cual considero como un “seguro de longevidad”. Esto le protege de quedarse pobre a una edad avanzada”.

    Según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (National Center for Health Statistics) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la expectativa de vida promedio (en inglés) para las mujeres es de 81.2 años, y para los hombres es de 76.4 años.

    1 Bankrate, “Survey: 36 percent Not Saving for Retirement”, agosto de 2014 (en inglés).
    Close