Comenzar

    Cómo manejar la deuda de préstamos estudiantiles

    Cómo manejar la deuda de préstamos estudiantiles

    Los millennials están llegando a la vida adulta con un nivel de deuda por préstamos estudiantiles nunca antes visto. De hecho, dos terceras partes de todos los millennials con una licenciatura tienen préstamos estudiantiles.

    El préstamo estudiantil promedio, según el estudio del Urban Land Institute de 2013, es de $27,000, comparado a los $15,000 de hace 20 años.

    Es pesado tener este tipo de deuda, pero no es imposible manejarla. Con la orientación adecuada y enfocándote en la planificación, puedes dar los pasos para lograr tus metas financieras. Debes comenzar viendo cuál es tu situación y educándote sobre las opciones de ahorros e inversiones. 

    Conoce tus finanzas

    Todos debemos comenzar haciendo un presupuesto. Pueden ser útiles varias herramientas y aplicaciones en línea, especialmente cuando se trata de determinar cuánto dinero debes asignar a tus necesidades en lugar de a gastos discrecionales.

    Luego de hacer un presupuesto de tus gastos diarios, considera ahorrar dinero en efectivo suficiente para cubrir de tres a seis meses de gastos en un fondo de emergencia, como por ejemplo una cuenta de ahorros.

    Luego, puedes comenzar a ver cuánto dinero puedes usar para reducir tu deuda de préstamo estudiantil. Claro, quizás tengas otras deudas que también debes considerar. Al decidir qué deudas debes pagar primero, es importante tomar en cuenta las tasas de interés. Investiga cuáles de tus deudas tienen las tasas de interés más altas y paga esas primero.

    Aunque quizás no creas que pagar tus deudas sea una inversión, sí lo es. Y es una inversión relativamente segura, porque evita que se sigan acumulando los intereses. Por eso es importante concentrarte primero en las deudas con las tasas de interés más altas.

    Otra estrategia común es pagar primero tus deudas más pequeñas y luego continuar con las más grandes. También es bueno considerar aumentar tus pagos mínimos y evitar pagar con retraso. Hacer esto también reduce el costo del préstamo a largo plazo, porque pagarás menos intereses.

    La estrategia a seguir para tu deuda de préstamos estudiantiles depende de la cantidad que debas y la tasa de interés. 

    Es importante recordar que no todas las deudas son malas. Es cierto que las deudas malas que no añaden valor a tu balance final, como las tarjetas de crédito o los préstamos de autos, pueden atarte a compras pasadas y dejarte sin dinero en el bolsillo. Pero las deudas buenas, como los préstamos estudiantiles y las hipotecas, pueden servir como inversiones que pueden darte ganancias a largo plazo. También pueden ayudarte a establecer una buena calificación de crédito, lo cual es esencial para todo, desde comprar una casa hasta conseguir un seguro.

    Ahorrar e invertir tu dinero

    Cuando estés listo para invertir tu dinero, cómo lo hagas dependerá de tu tolerancia al riesgo, tus metas financieras y cuánto hayas ahorrado. (Tema relacionado: Planificar mi Futuro Financiero)

    Si todavía no has abierto una cuenta de ahorros para la jubilación, como por ejemplo un plan 401(k), debes considerar comenzar una. Los planes 401(k) ofrecen ahorros con ventajas para tus impuestos y hoy día muchas compañías igualan parte de tu contribución. ¡Eso es dinero gratis! Es importante comenzar a contribuir tan temprano en tu vida como puedas, porque mientras más joven seas cuando comiences a ahorrar para tu jubilación, más tiempo tendrá tu dinero para capitalizarse y crecer. 

    A pesar de la deuda de préstamos estudiantiles y los retos económicos, la buena noticia es que debido a tu edad, todavía tienes tiempo. Si comienzas a dar pasos pequeños pero positivos con cada cheque de sueldo, puedes hacer avances tangibles para asegurar tu futuro financiero.

    Planifica para los cambios de la vida

    Es importante recordar que la vida puede cambiar muy rápido entre los 22 y los 34 años. Igual que todo lo demás en tu vida, desde dónde vives hasta tu corte de cabello, cómo usas tu dinero también puede cambiar con los años. Recuerda revisar tu estrategia financiera en cada momento importante en tu vida, ya sea si recibes un ascenso, te casas o tienes un bebé.

    Ciertamente, algunas medidas financieras, como iniciar un plan 401(k) o una cuenta IRA, o comprar cierto tipo de pólizas de seguro de vida, pueden darte más ventajas mientras más temprano lo hagas. (Tema relacionado: Cómo Empezar a Planear Tu Futuro Financiero)

    La clave para los millennials es comenzar a evaluar sus finanzas pronto y continuar haciéndolo a medida que cambie su vida.

    Close