Cómo hablar sobre ese “tema delicado” con tus seres queridos

    Cómo hablar sobre ese “tema delicado” con tus seres queridos

    En momentos de pérdida o enfermedad, a menudo los miembros de la familia y los amigos desearían haber planificado el futuro de forma proactiva. Tratar de reunir la información financiera de una persona puede convertirse en un trabajo de detective si no se ha documentado la información importante. Hay muchos detalles, desde números de cuentas de banco y contraseñas hasta pólizas de seguros, que entran en juego en esos momentos en los que se tienen muchas otras cosas en qué pensar. Hablar con tus seres queridos sobre documentar y compartir información personal y financiera importante puede parecer abrumador o hacer aflorar en ti sentimientos de tristeza, pero afrontar el reto puede hacerles más fácil consultar la información importante en caso de necesidad.

    Si has tomado los primeros pasos para hacer tu plan para el final de la vida rellenando la guía Lo que mis seres queridos necesitan saber, el siguiente paso es hablar de tu plan con tus seres queridos. Aquí hay algunas ideas para iniciar la conversación.

    1. Comienza la conversación mostrándoles la Guía de planificación

    Ya has organizado tus bienes y tu documentación y te sientes listo para hablar con tus seres queridos. Tal vez hayas intentado hablar con ellos anteriormente, pero lo interrumpiste cuando notaste que ellos se sintieron incómodos. Puedes usar la guía Lo que mis seres queridos necesitan saber, como un recurso para iniciar la conversación.

    Muéstrales la guía y diles que te está ayudando a organizar información importante que les facilitará las cosas, ahora como en el futuro. Explicarles el propósito de la guía les ayudará a entender cómo te gustaría que se hicieran las cosas y dónde se encuentra tu información importante.

    Si tus seres queridos expresan preocupación, diles que es importante para ti hacer el proceso claro y sencillo para ellos, para que haya menos confusión después sobre qué hacer.

    Esto es lo que podrías decir:

    “No es fácil para ninguno de nosotros tener este tipo de conversación, pero es muy importante para mí. Les quiero ayudar ahora para que no se sientan inseguros sobre qué hacer después”.

    2. Habla de las cosas básicas antes de abordar los temas más complicados

    Comienza compartiendo información concreta de la guía, como tus cuentas financieras y la información sobre tus seguros de salud y de vida, antes de pasar a temas más fuertes y emotivos, como el testamento y la última voluntad. Hoy, más que nunca, planificar el futuro supone incluir instrucciones para manejar tus cuentas por Internet, como Facebook, Twitter y otras redes sociales. Parte de la conversación debería incluir hablar de tu vida digital y el lugar donde se encuentra tu información para entrar en esas cuentas, para que así puedan tomar las medidas que tú deseas.

    Esto es lo que podrías decir:

    “Me gustaría hablarles de dónde pueden encontrar mi información básica, como qué seguro de salud tengo y dónde pueden acceder a mis cuentas financieras. Es muy importante que ustedes sepan dónde encontrar la información crítica cuando la necesiten”.

    Según avance la conversación, habla con tus seres queridos sobre cuidados de salud críticos para que estén preparados si llegara el momento en que tú ya no pudieras tomar decisiones. Aunque es una conversación difícil, diles que quieres guiarles incluso cuando, físicamente, ya no sea posible para ti hacerlo.

    Esto es lo que podrías decir:

    “Quiero estar siempre ahí para ustedes así que, si algo sucede, lo he puesto todo por escrito. Ya he tomado las decisiones sobre lo que quiero, para que ustedes no tengan que adivinar o preguntarse qué hacer”.

    3. Considera pedir ayuda a Profesionales Financieros

    No solo un contador, abogado u otro Profesional Financiero te puede ayudar a revisar el plan, sino que también te puede ayudar a explicar a tus seres queridos lo que podrían necesitar saber. Diles cómo tus Profesionales Financieros te han ayudado y cómo pueden ser una fuente adicional para contestar las preguntas que puedan tener tus seres queridos ahora o más adelante, especialmente en un momento de necesidad.

    Esto es lo que podrías decir:

    “Sé que son muchas las cosas en las que tienen que pensar. ¿Tienen alguna pregunta o preocupación sobre mi plan? Yo les puedo ayudar ahora, pero quiero que sepan que hay otros profesionales que pueden ayudar para que no tengan que enfrentarse solos a estas preocupaciones en el futuro”.

    4. Debes armarte de valor, ser práctico y usar palabras tranquilizadoras

    Se necesita mucho valor para hablar con tus seres queridos sobre tu plan para el final de la vida. Si te enfocas en los beneficios de estar preparado (menos estrés y confusión para ellos), esto ayudará a llevar la conversación en una dirección más positiva.

    Close